Lirios

admin   8 febrero, 2020   No hay comentarios en Lirios

Anaís siempre fue una niña solitaria. Claudia, su mejor amiga, le decía:
– ¡Cuando quiero encontrarte es muy fácil!, solo tengo que acercarme al invernadero. ¿Te vienes a dar una vuelta en bicicleta?
Al año siguiente, Claudia se marchó a la Universidad de Madrid para estudiar medicina, cuando volvió en las vacaciones de Navidad, fue directamente en busca de Anaís. Claudia no daba crédito a lo que sus ojos veían, era como si el atardecer acrisolado naciese en el invernadero.
-Son los lirios guirnalda ¿a que sus pétalos parecen llamas bajo el centellear del ocaso? – le dijo Anaís mientras se fundían en un emotivo abrazo de reencuentro.
j. mariano seral